Para ir de Pablo Neruda a Rubén Darío se pasa por Juan Gelman


En medio de esta siesta creativa, me encuentro que, al revés del curso del tiempo, he caminado en zapatillas amarilleadas por los años desde Pablo Neruda hasta Rubén Darío. Si Rubén Darío fuera santo no sería yo el que le encendiera velas; aunque otros poetas tan distintos a él le alabaron en su momento, como Lorca o Neruda, como Juan Gelman que editó un CD con lecturas de su poesía.



El caso es que, como no tengo nada que aportar que venga de mí, como seguramente mis tripas están ahora analfabetas, olvidadizas, vegetativas, dejo aquí una casualidad maravillosa: Leyendo un libro de poemas de Neruda editado en 1943, encuentro en medio de sus páginas un poema manuscrito dedicado a Darío y a alguien que “ama a la poesía”; está fechado en Julio del 66 y acompaña una foto de la época hecha en un "Hotel y Bar" del Mar de Plata 23328. Con esta casualidad sin descifrar, pues no sé quién es el autor del poema, me quedo pensando que quizá no haya tanta distancia entre Nicaragua y Chile, entre el Chile zaleado de hoy y el Mar del Plata del 66, entre Juan Gelman y un libro amarillo editado hace 70 años. No ha pasado el tiempo, aunque los años hacen de cada calendario una hoja de otoño; pero en lo esencial, no ha pasado el tiempo; en lo esencial, no hay distancia.




Dice Juan Gelman: “Las maravillas y miserias del amor… el amor a la poesía, a la madre, a la belleza,… la muerte me enseñó que no se muere de amor, se vive de amor.”
Sigo durmiendo, soñando.


13 comentarios:

El antifaz dijo...

Es impresionante la sensación de intromisión en un trocito de historia que se experimenta al ver los dobleces amarillos de la hoja.

El poema dice: A Rubén Darío.
No sé si fueron del lobo los motivos
O el cisne señorial o la princesa
Que animados en tu mundo sensitivo
Elevaron al cielo tu grandeza.

O tal vez, del paisaje cautivo,
Que labraste con lírica belleza,
Surgió en tu vena de indio primitivo
Aquel tesoro aquel de tu riqueza.

América india, poeta, te llama
Y acuden los luises de Francia, también
Contigo van los que sueñan y aman
En pos de tus luces, allá en el Edén.

Y eres un menudo que en la historia llama.
Y eres una estrella llamada Rubén.

TORO SALVAJE dijo...

Gracias por estos tesoros.

Saludos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

posiblemente Juan Gelman llevase razón...en lo del amor y la muerte..

Belén dijo...

Que bonito, Anti...

Besicos

Malena dijo...

Mi querido Caballero del Antifaz. Son palabras que tendrán vigencia siempre, aunque pasen años y años, porque sin amor es imposible vivir. Malvivir, sí, vivir, no.

Mil besos y mil rosas.

Genín dijo...

Gracias por ponerlo a mi alcance...
Salud

Marta dijo...

Yo prefiero los poetas anónimos. Me gusta la bohemia extrema.

Besos

Letizia dijo...

Te encuentro muy poético hoy, que es lo mismo que decir ¿triste?

Los buenos poetas son gente muy triste. Te lo digo porque lo sé. Tengo una poeta bajo la piel que no enseño. Es mejro buscar a un príncipe, casarse y ser feliz de verdad gracias a esta Visa Oro que tengo en la cartera.

Besos de Princesa

Mayte dijo...

Te has pasado con éste pequeño GRAN tesoro...

Un biko grande Antifaz ;)

calma dijo...

Llega de ti el sentimiento de lo que estás leyendo, de lo que te ha impresionado y lo compartes, y llega, llegas, no es fácil.
Un beso anti.

Miguel Baquero dijo...

Yo también estoy de acuerdo en que se vive de amor, más que se muere. por cierto, una lástima lo de Delibes, me he enterado ahora.

Una canción para ti dijo...

Veo que hoy estás poético.

Besos de jueves

Darilea dijo...

Gracias por compartir pequeños tesoros.
Muack besitos