Presentación virtual

Me siento como cuando iba a un examen medio estudiado. No sé qué resultado tendrá este nuevo paso que voy a dar, aunque esto no es lo que motiva mi decisión. El futuro es algo que, desde mi posición, empieza a relativizarse tanto que casi entiendo las larguísimas fórmulas físicas de Einstein.
Desde luego no pienso faltar a la cita con la imprenta. La revista, coqueta, entrañable, más vieja que yo y más joven que el bautizo de este blog, seguirá contando con mi columna hasta que éste que escribe se canse, decida que ya no tiene nada más que decir, o no vea un hueco vacío cuando mire hacia dentro del antifaz. Os mostraré al iluso, al inquieto, al soñador, al que se equivoca, al que no entiende de nada y habla de todo, al que viaja, al que se enamora, al compañero, al que no se asocia, al incrédulo, al irreverente, al políticamente incorrecto, a ese tan imperfecto como cualquiera de vosotros. Espero que os sirva de algo. Espero que a mí también.
Me mueve la inquietud de contrastar vuestras libertades con la mía, y de hacerlas compatibles (aunque a veces parezca tan difícil). No prometo nada, ni siquiera seguir durante mucho tiempo. No juro nada, no lo he vuelto hacer desde que juré la bandera que hoy tantos pretenden bajar del asta. Tan sólo empiezo. No tengo vocación de futurólogo, así que no sé cuando terminaré.
El antifaz, fue en su momento un escondite, una protección carnavalera para mí, para mi manera de ser. Ahora, ciento veinticinco artículos después, el escondite sin sentido da paso a la simple metáfora que adorna mi vida: el carnaval en que he convertido mi existencia. Esto de los ordenadores tiene magia. Lo digo en serio; sé de lo que hablo. Si encontráis algo de magia en alguna de mis páginas, cogedla, es gratis. No hay derechos de autor en estas líneas. Es fácil: http://elantifazz.blogspot.com/ y a partir de ahí, cualquier cosa puede pasar; lo digo en serio; sé de lo que hablo.

13 comentarios:

Elisa dijo...

Mis deseos para este tu blog:
* Te deseo suficiente constancia para que llenes innumerables páginas de este universo infinito que es internet.
* Te deseo suficiente humildad para que los aplausos no te impidan reconocer tus propios errores.
* Te deseo suficiente tolerancia para aceptar de buen grado las críticas.
* Te deseo suficiente inspiración para que escribas los escritos más profundos, los más bonitos, los que tocan el corazón y no dejan a nadie indiferente.
* Te deseo suficiente poesía para que tu pluma brille con luz propia.
* Te deseo suficiente sol para que mantengas tu espíritu brillante.

La Tortuga dijo...

El resultado de este blog… si tienes algo que contar, si hay alguien que lo espera pensando: “y esta semana, ¿qué nos contará?”, si en cada nuevo antifaz nos invade el deseo de leer el articulo hasta casi intentar no olvidar tus palabras y con solo leer el título nos asalta la necesidad de seguir leyendo… esta garantizado, esto ya lo sabes, la revista Día a Día te lo ha demostrado a lo largo de estos 125 antifaces.

No dejes de seguir escribiendo, si lo necesitas tómate un respiro, pero no te canses, síguenos contando, sigue viendo un hueco vacío cuando mires dentro del antifaz… nos sirve.

Enhorabuena y felicidades.

Juan Carlos Martín dijo...

Enhorabuena compañero por este paso que acabas de dar. Yo, que me reconozco un nostálgico de la lectura, y me gusta tener entre mis manos un libro o revista con ese olor a tinta y a imprenta tan característico, también, a la vez, reconozco que soy un tanto perezoso a la hora de acudir a un establecimiento a recoger la revista Día a Día. Esa pereza ha hecho que me perdiera gran parte de tus escritos, pero ahora ya no tengo excusa. Ya tengo la direccíón de tu blog virtual agregado a favoritos. Los seguiré cada semana.

Era mi intención mencionarte algunos deseos, pero veo que Elisa los ha recogido todos. Por cierto, quién será Elisa....

Juan Carlos Martín

Manuel S dijo...

Suerte en tu etapa del ciberespacio. Que tus artículos tengan por lo menos la misma acogida que en la versión impresa en la revista "Día a día"

Carmen dijo...

Me sumo a los deseos de todos. Yo seré una visitante habitual de tu blog, al que seguramente se unan muchos de "mis compis". Para mi que estoy tan lejos de lo mío y de los míos no es tan fácil encontrar personas como vosotros.
Te deseo muchos artículos y que la ilusión no se pierda. ENHORABUENA!!!

Almudena dijo...

Querido Antifaz

Gracias por la magia que nos ofrece tu pluma a través de este rincón del universo.

Personalmente, te agradezco que me hayas concedido el privilegio de contemplar el interior del Antifaz, tan lleno de febreros felices e incertidumbres venideras.

Ojalá que tu pluma soñadora nos siga ofreciendo una ventana al jardín de las raíces a los que estamos lejos.

¡Adelante!

Mª del Mar dijo...

He estado viendo tu blog, me gusta mucho que aquí nos muestres tus publicaciones del antifaz, así desde cualquier rincón de este mundo donde ponga mis pies, podré disfrutar de la lectura del rastro que deje la tinta de tu pluma. Suerte y ánimo....

Anónimo dijo...

Ante todo mi enhorabuena por esta iniciativa que has tomado y sumarte al interesante mundo de las nuevas tecnologías en su campo de la comunicación.
Pero sobre todo darte las gracias por abrirme una ventanita en la red y que pueda asomarme de vez en cuando para ver y conocer historias, y en definitiva noticias relacionadas con mi querido Martos.
Se el amor que le profesas al Carnaval y por ende a tu pueblo, te animo a que sigas este camino emprendido, pero cárgate de paciencia y constancia, que yo te prometo tener paciencia y ser constante cada vez que abra tu blog.
Te seguiré, palabra de tuccitano en el exilio. UN FUERTE ABRAZO
Sanlúcar de Barrameda, 18 de Marzo de 2.007

El antifaz dijo...

gracias a todos.

Coblenza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Coblenza dijo...

Me has dejado cómo desnuda.
Verás te cuento, me he empapado de todo tu blog. No podía apartar la vista. Acaparas, tan salvajemente. Que te queda el recetado intelectual-de aquí,ahora,sigo,aquí-.
O lo que es lo mismo. Te cogí vicio.

El carnaval se convierte en fiesta, pero tu disfraz es una utopía.

Alientas y enganchas. No tengo mucha idea de como has llegado hasta mí. Porque no reconozco nada de tu blog que guarde relación conmigo.
Nunca he leído a lagártica.
Aúnque probablemente por ahí haya alguna conexión.

Tu eres un maestro con dosis de ternura. Tu hija hace eco de ello.
Y los demás aplauden tus textos con verdadera admiración.
Gracias por haberte cruzado conmigo antifaz.

pd. Eso de no tener miedo, porque eres tu sin antifaz, nose, nose, sólo podría apartar el miedo de tí, si supiera que te toco y estás caliente. (cuidado con el doble sentido ;) )

Besos muchos.
Quédatelos.

El antifaz dijo...

Hemos conectado por casualidad; de esa manera en que suceden las mejores cosas, las que no se les buscan ni fecha ni hora. Me encantó tu post donde hablabas de inseguridades, de alegrías rotas... me sentí identificado en cierta forma; y como sé la respuesta a tu pregunta (jeje, aunque esa respuesta no sea correcta, para mí al menos lo es), te dije que seas tú: que quedes mal antes la gente para quedar bien ante tí, que te quites el antifaz... en fin... lo que yo no hago.
Puede que alguien se asuste si algún día me lo quito (el antifaz), pero esa será otro capítulo del que hablaremos en otro momento.
Lo dicho, un verdadero placer. Con gente como tú uno se siente de aquella manera que siempre quisiste sentirte y nunca pensabas que podrías hacerlo.

Mil besos. Te seguiré.

P.D.: Sí. Estoy caliente (me encantan los dobles sentidos, jajaja).

Kt. dijo...

Me lo habías dicho y no presté mucha antención, es este tu primer post virtual. Ahora entiendo antes de los 125. Bueno parece que sin prometer ha sido prometedora la "guarida" virtual del Antifaz.
No sé si sea tarde para felicitarte, lo que sé que nunca será tarde para pedirte que no lo dejes, no dejes de escribir aquí, que Día a día no llega a Venezuela y no podré leerte el día que ya no quieras decir más aquí.

Besos Anti, mientras hablaba con mi amigo me fui repasando tu blog hasta llegar aquí.