Hoy hay nubes



¡Qué suerte! Hoy me tocó ventanilla. Me sorprende ver como me alegro por una estupidez como esa aunque tenga mil problemas sin resolver. El avión despega, y un minuto después atraviesa el túnel gris de una espesa y temblorosa nube. Hoy hay nubes. Las nubes son como las personas, cada una, según el momento, transmite una cosa distinta.
Hay nubes que son como una isla desierta que esconde un tesoro sin mapa, y te invitan a buscar el tesoro que tal vez dejaste atrás. Otras son animales o monstruos imposibles. Las más lejanas hoy parecen los restos de un campo de nieve donde estuvieron jugando los niños: ahí hicieron un muñeco, allí pusieron una portería y allí patinaron. Hay otras que son como el dulce enorme de azúcar que venden en las ferias. Y otras que parecen caras mirándote: ese parece sorprendido, ese tiene la boca abierta y se dibujan sus dientes; ese otro… uffff. Ese no sé lo que es. Hay nubes que parecen un campo de algodón, llano, inmenso, con sus perfectas irregularidades, y te quieres tumbar allí encima a esperar a que salga la luna. Hay nubes que parecen un camino a seguir; pero lo encuentras transversal al que tú llevas. No será ese mi camino hoy; aunque no puedes evitar pensar hacia donde irá. Hay algunas nubes que parecen montañas, y otras que dejan ver un trozo de montaña en medio. Otras que son tormentas, que no hacen otra cosa que abrir la puerta a la calma. Algunas parecen el humo de un incendio que arrasa la vida a su paso; otras, una cortina que no te deja ver más que siluetas por debajo de ella; otras parecen pinceladas de un cuadro en blanco sobre fondo azul. Qué suerte poder pintar sentimientos. A veces, te dejan ver los rayos del sol como nunca los habías visto antes, como un abanico en medio del océano de nubes que se asoma por la ventana. Que suerte pintar el sol y no deslumbrarse. Lo dicho: las nubes son como las personas, reales o ficticias, lejanas o… o alejadas.



“Señoras y señores en breves momentos haremos la maniobra de aproximación al aeropuerto de destino. Plieguen su mesita, desconecten sus aparatos electrónicos y pongan su respaldo en posición vertical. Manténganse con el cinturón de seguridad abrochado hasta que el avión haya parado totalmente en la plataforma de embarque. Gracias por volar con su imaginación”. Me pareció que había dicho.

10 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Precioso artículo. Has creado un mundo paralelo en las nubes poblado por personas, anhelos, sonrisas, sensaciones... A ratos me parecía casi más real que el mundo de ladrillo.

Has podido pintar sentimientos, y el sol sin deslumbrarte. Has sido nube. Gracias por volar con tu imaginación. Un beso.

Coblenza dijo...

Comparto la misma impresión que Calle Quimera,

Has creado un mundo paralelo.

Lleno de tus cosas, a vista de pájaro, pero inmensamente realzado con tu toque personal.

Dos besos,

Yo.
;)

Kt. dijo...

Otra vez tú...

Me has hecho recordar que unos días atrás llamé a mi pioja apurada, corre! ven!... Mira, mira esa nube!!!
¿Verdad que es preciosa?, ¿No te parece un algodón?... Ella la miró, luego me miró con su carita de ratoncita y me dijo, ¿Por eso me haces correr? jajaja...

Creo que no tuvo la misma impresión pero en otras ocasiones jugabamos a dar formas y sentimientos (como tu le llamas) a las nubes...

Gracias por permitirnos volar con la imaginación.

Besos Anti 8de cariño)

Marta dijo...

Papito, ¿ viste aquella que tiene forma de dragón con el rabo y todo?

Un beso

logansanz dijo...

Que bonitas y que cantidad de formas tienen la nuebes, esa parece un perro, esa una casa , esa un carzón.........

Eso mismo es lo que se te encoje cuando las atraviesas montado en el avión, todo empieza a temblar y en ocasiones los oidos parecen que te van a reventar,un poquito de mareo + otro poquito de acojone, ya no son tan bonitas las "joias".....

Que bonitas son las nubes pero para verlas desde tierra, porque de cerca y en avión........

manuel dijo...

...las nubes como las personas...que toman la forma del viento que las empuja, que se moldean según qué las empuje.....bonita metáfora.
Un abrazo

manuel dijo...

Se me olvidó...las fotos son tuyas? "chapeau", yo ni me asomo a la ventanilla...

Belén dijo...

Me han entrado unas ganas de subirme a un avion...:)

besos!

Calle Quimera dijo...

Que maravilla de viaje que nos has regalado,el interior y el exterior.También me tocó ventanilla,¿te fijaste en la que parecía sonreir?. Abrazos . Salud¡¡¡.

calma dijo...

Preciosas imágenes, en en una de esas nubes, están mis padres. Siempre los localizó en ellas y en las estrellas.
Un beso