Tengo miedo



Sí, tengo miedo. En el camino éste de la vida, que cada día nos levanta y nos acuesta, llegan ciertos momentos en los que debes tomar una decisión. Llevo un tiempo dándole vueltas a la escena, pero ya se me está acabando, y el despertador toca la campana. Mi cuerpo, la parte de mí que reivindica lo natural en contra de los artificios que fabrica la mente, me lo pide; me llama la atención, hace sonar las sirenas de la necesidad. Así que, escuchándome a mí mismo, voy a encerrar a la temblorosa, perenne y remilgada conciencia en el cuarto oscuro (debería tirar la llave al fondo del mar), y voy a hacerlo.
Pero el miedo no se va. He preguntado a otros que hicieron esto antes que yo, y tengo muchas versiones diferentes de los hechos. Desde el “no pasa nada” hasta el “no quiero ni pensar en ello”. Es posible que hasta que no me ocurra no me de cuenta de lo bueno o lo malo que puede ser para mí; pero de momento veo como mi sillón se eleva horizontalmente por encima de las nubes, y la luz del sol me ciega, impidiéndome ver la realidad que busco, aunque permitiendo que el dolor cuente chistes que a mí no me hacen gracia.

Creo que cerraré los ojos, como cuando el miedo me sacudía de niño. Agradeceré que la música me acompañe; siempre me mostró que la distancia entre el sueño y la realidad no es tan grande, y aunque a veces me engañe, me hace sentir más valiente.
Esta es una decisión personal. No hay nadie que pueda hacer esto por mí. Debo hacerlo solo, aunque agradezco la compañía y los ánimos. Os lo cuento porque si a alguno de vosotros os ocurre bien podría servir mi ejemplo para saber lo que tenéis que hacer o evitar. La cuestión es que tengo miedo; mucho miedo. No me importa reconocerlo. Pero lo superaré. Lo sé. Aunque tenga que emborracharme… Voy al dentista.

30 comentarios:

Elisa dijo...

Quien no tenga miedo al dentista , o al menos respeto, que levante la mano...De los dentistas cada uno cuenta su anécdota como de los partos o de la "mili", me ha gustado tu manera de enfocarlo, me he reído.

Te acompaño, aprieta mi mano

almudena dijo...

Yo también tengo miedo, mucho miedo.

A mi el miedo me paraliza, mi dentista es otro, quizás el dentista que meneja ese torno tan desagradable sea y yo misma.

El caso es que no soy capaz de asimilar las opiniones que escucho.

Mi pequeño truco para mitigar un poco el miedo es el sol, leer unas cuantas líneas compartidas y unos deliciosos besos de lacasitos

Qué suerte tenemos, nos ofrecen una mano que apretar.

Habrá que agarrarse fuerte mientras pasa el miedo.

Besos

El antifaz dijo...

ALMUDENA: Dame la mano niña... verás que bien. Te voy a escribir una canción para que amanezcas. Te voy a llevar un poema sin letras, me miras a los ojos y lo lees tu sola. Deja que salga el sol dos veces seguidas, lee el libro que tienes en la mano, y quédate embobada mirando a un niño por la calle. Verás que bien.
Un beso.. el martes te doy otro.

manuel-tuccitano dijo...

uff, para darte ánimos vengo...a mi me entra pánico...prefiero que me duela a visitar a ese tipo de matasanos...la última vez:
- Mire en la posición que está la muela le puedo partir la mandíbula...

Me levanté y le deje con un palmo de narices (que bestia)...
suerte ¡¡¡¡ ya me contarás...aunque dicen que lo que verdaderamnte duele es la cartera

Besos

Malena dijo...

Mira Antifaz, no te digo nada, te lo explico:¿A quién has ido tú a contarle eso? ¡A mí! ¡A mí que me he pasado la noche sin dormir con dolor de muelas! ¡ A mí que mañana tengo que llamar al dentista para que me vea rápidamente!¡Socorro! Necesito una mano urgentemente para podersela apretar mientras abro la boca. Besos dolorosos.

El antifaz dijo...

ELISA: Gracias. Avisa al ratón pérez que traiga la mochila grande. Gracias. Un beso.

MANUEL: No sé. A mí me duele todo. Espero reirme de esto algún día.
Abrazos.

MALENA: ¿Vamos juntos? Yo tengo cita mañana por la tarde. Te vienes conmigo y nos hacen un precio especial. Te dejo la mano, y tu la tuya. Un beso (sin apretar).

enciclopedista invisible dijo...

El odontólogo está hecho de una fibra especial, inigualable a otra profesión. Lo comparo con esas relaciones sadomasoquistas de amo-siervo, donde entra en juego el dolor, la dominación y la humillación.

Eso sí, con este fragmento de peli me rio mucho, será que tengo algo maligno por dentro también?

masoquismo

besos

Belén dijo...

Vamos vamos!!! animo mi niño, que ya veras como al final no pasa nada!!!

Por cierto, hace un mes tuve dentista mas ginecólogo, que te parece? ;)

Un beso mi anti del alma!!!! y mucho animo :)))))

Manuel S dijo...

Yo creo que todo el mundo ve ese sillón rodeado de aparatos como una versión moderna de cualquier potro de tortura de la inquisición.

Lo mejor que puedes hacer, una vez que estés tumbado en ese sillón, es como el de ese chiste. Agarras al dentista por las pelotas (¿se puede decir pelotas a estas horas?), y le preguntas "¿nos haremos daño?".

Suerte y valor en tu proceso inquisitorial. Si es que te lo tengo dicho, eres un pecadorrrr.

almudena dijo...

Gracias, sobre todo porque necesito amanecer. ¡Y qué mejor que una canción escrita por ti!

Tengo unos ojos azules que no dejan de mirar por mi, tengo dos manos que apretar fuerte y una frase que saqué de un libro compartido

"El miedo, y el infierno solo existe para los que creen en el"

Espero ese beso en persona

logansanz dijo...

Que no es para tanto, digo como el tuccitano, duele mucho mas la cartera, levanto la mano que no tengo miedo, yo mientras no me saquen sangre no pasa nada.

calma dijo...

jajaja buenooooooo acabas de dar en mi talón de aquíles...
¡LE ODIOOOOOOOOOOOOOOOOO¡ Mira que aguanto el dolor (jodida reglar), que me han hecho como explique en mi post mil salvajadas cuando tuve la fístula hace años, pero el dentistaaaaaaaaaaa me estomaga, no puedo con él. Te deseo suerte mi niño. Hay que pasarlo... glupsss
Te dejo un beso muy dulce para la convalecencia jajajaja

Con un par de tacones dijo...

Ja ja ja! Menudo susto mehas dado..me has tenido en vilo hasta la última línea! Eso es crueldad literaria ;)

Pues espero que haya ido bien. Por lo único que me da miedo el dentista es porque al tener la boca abierta tanto tiempo, temo que se me puedan escapar las palabras. Por lo demás, pan comido ;)

Kiss

Kt. dijo...

Me crees si te digo que entre el sueño y la realidad hay solo una líneam eso es lo que hace que la distancia no sea grande, lo has mirado, sólo falta enrumbar tu desición.
Te presto mi espejo para que en él mires tu hermosa dentadura.

Besos Anti (de cariño) y lo mismo que te dice Belencita ¡NO PASA NADA! No te pasará nada mientras quieras contar conmigo.

Kt. dijo...

Pd. Lo que se dice con unas copitas encimas, buen vídeo!

Palmoba dijo...

Compañero!! pero como tu me haces eso!!! me pusiste en vilo caballero!! y dije..eh!! eh!! pero que pasa aqui!!! despues era el dentista...ummm no se si reir, o suspirar aliviada!! vale mejor los dos!! ufffjijijufufjijiufuf.
Pues bueno recompuesta....a mi se me caeran todos los dientes uno a uno y me pondre una dentadura postiza de esas de meter en el vaso por la noche antes que ir al dentista!!!
Fobias.
Un beso; pero bien grande.

mi despertar dijo...

bueno tu scribir me recuerda a como escribo...te doy un aplauso

Malena dijo...

Antifaz, fui al dentista y después de abrir la boca y hacerme dos radiografías, me dijo que había ido una inflamación del nervio. (De los nervios que yo tenía, será). Bueno, pues que ya estoy como una rosita y lejos del dentista. Y a tí, ¿cómo te fue?

Eugenia dijo...

pos creo ke todo se supera... pero cuando la herida esta recien hecha, unos buenos 8 tekilitas, ayudan... para ke no nos desangremos... jiji...
bueno como ke andamos igual... =S...
saluditos!!

el nombre... dijo...

Yo le tengo...PAVOR!!!!
Detesto ir. El ruido del torno, ese frío en la muela... Bueno, no te estoy ayudando en nada.
Pero también lo pensé: nadie puede ir por mí.
Tengo turno para mañana, a las 17 hs. Mejor ni pienso.
Lo mejor del odonto es pensar en la salida: será mi momento de felicidad, al menos por unas horas...
Encima, día de miércoles, a las 9.14, es decir, en unas horas, me toca ecografía y análisis de sangre.
Ya sé: pensás que estoy hecha bolsa...
Es "rutina".
¿RUTINA??????????????
para mí es TORTURA!!!!!!
Pero como esto es instransferible, me armaré de coraje (sin el miedo el valor no existiría) y allí estaré!

Después te cuento.

Besos.

ENSALADA-DE-CHOCOLATE dijo...

yo me muero de miedo tambien cuando voyyyy, alli con su bata blanca , con ese olor que me dan ganas de vomitar, con el puto tubito ese que te enganchan, y el ruidooooooo el ruidooooooo socorroooo no soporto el tubito tragandose mis babas puajjj q azzzcooooo

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Qué genio. te leí con el alma arrugada! pensando que este antifaz era el de la desesperanza. Y luego me reí. Ahora coincido: nada más terrorífico que eso...!

Guillo dijo...

Pero hombre, ¿Cómo le puede temer al dentista? A lo sumo le arranca un diente olvidándose de la anestesia ó le saca el diente equivocado además de la larga jeringa que clavan para anestesiar, ó se olvida de limpiar los instrumentos, el ruido de la maquina, la larga espera que hace más cruenta la sensación de la apertura de la puerta en donde sale un maquiavélico dentista en busca de su próxima victima. Jajaja

Saludos

PD: Sino aclarabas que ibas al dentista pensaba que era para votar. Me gusto mucho la nota del Publico.es. Lástima que la realidad actual de Cuba es muy diferente a la que imaginaba el Che.

Palmoba dijo...

Me lei todo el articulo mientras me acordaba de ti.

Calle Quimera dijo...

Jajajajaa.. Desde luego, eres tremendo... Yo ya a punto de la angustia vital pensando qué decisión tan trascendantal habías de tomar y me encuentro con lo del dentista.. :-)

Hombre, pa no mentirte te diré que yo, la noche de antes, casi no duermo..je..

besos, guasón. también te confieso que me ha encantado el texto..

Darilea dijo...

Ays pobrecito Antifaz¡¡
Tú relajate y deja todo en manos de los entendidos que seguro después de salir de la consulta todo habrá parecido una mala pesadilla.
Muackkkkkkk
Pd: Te confieso que a mi tambien me acojonan :-((

Angie dijo...

Ay mare, qué dañito!! Pero tú no te preocupes, verás como no es para tanto..
eso sí, el texto.. tremendamente genial, me encanta..
buscando la risa escondida al otro lado del miedo..

besos.. y ánimo, valiente, que tú puedes!!

Fan dijo...

Los miedos son como las sombras,si los ves de lejos son grandes, pero conforme te acercas, se hacen más pequeñitos.

Mi mano está lejos para apretarte, pero te dejo un estribillo.

Fan (pero tú, llámame Humareda)

El antifaz dijo...

Gracias a todos. Primero perdón por no contestar antes (no tuve tiempo). Segundo que no fue tan mal, pero ratón pèrez con caja de herramientas me dio cita para volver unas cuantas veces más, pero ya sin miedo.

Gracias especiales a "el nombre", Mariel y Humareda por ser la primera vez que dejáis vuestro antifaz puesto aquí al lado del mío. Besos...

Calle Quimera dijo...

Pánico,horror es lo que yo le tengo. Joder,que te vaya bien.....salud¡¡¡.