Jerusalén

Hay un sitio donde todas las religiones son verdaderas, donde la saliva se mezcla en las calles y la sangre en los cementerios, donde los cortafuegos han ardido ya mil veces, donde los dioses hacen política: nacen, prometen y mueren. Hay un sitio donde Goliat necesita coraza de acero y David va descalzo, donde las palomas blancas del amanecer se fueron de allí antes de que levantaran el primer altar. Hay un sitio donde los niños se asustan cuando explotan las palomitas de maíz, donde las mujeres odian lo que sus madres no les dio tiempo a odiar, donde la primavera no enamora a ninguna muchacha sin luto ni excita a ningún joven sin arma, por eso los falos escupen pólvora.


Hay una ciudad sonde cada barrio es un país, un bando, donde los lamentos se guardan entre las piedras y los suspiros pesan más que el aire, donde los sacerdotes forman parte del mobiliario urbano, donde en cada familia hay más muertos que vivos, y tantos guerreros como santos, donde las fronteras se enredan en el callejero.



Hay una ciudad que riega jardines en hebreo, que ilumina las farolas de Israel, que lava los pies de Roma, que recoge la basura de Palestina, y que nunca repica campanas por Nueva York, una ciudad traicionada por la historia, que desayuna acuerdos de paz y cena batallas campales. Una ciudad donde cada civilización ha torcido la marca de su huella levantado dos murallas, una de piedra para los hombres y otra ideológica para los dioses o para aquellos que tejen sus hábitos con hilos fanáticos.

Jerusalén ciudad de todos, provincia de nadie. Qué precio tan alto hay que pagar por ser la eterna promesa incumplida. Jerusalén, la puerta del cielo. Palestina, la entrada del infierno.

24 comentarios:

Malena dijo...

Tus palabras se han juntado para relatar una triste y cruel realidad en forma de poesía porque las poesías también pueden ser así, como tú la has escrito y el corazón lo has dejado en ella.

Un beso, mi caballero del Antifaz.

SeñalesDeHumo dijo...

Es una pena , nadie gana,el tiempo se pierde y la vida pasa.
Mucha tradicion que no ensena nada.
Si dejaran de gritar,tal vez hallarian la calma.

Escribes como los dioses por eso te leo.
Felicitaciones!

Angie dijo...

Uff, vaya manera de describir Jerusalén..
tan certera como un puño en el pecho..
aunque ese golpe a nosotros no nos duela, porque cerramos los ojos al sentimiento..
porque la crueldad ya no nos dice nada..
porque parece que nada importa..

aunque se nos revuelva el estómago al leer tanta verdad..
un beso, Antifaz..

Guerreros de Luz. dijo...

Quizás si no hubiera religiones ni tanto "icono sagrado" no habría excusa para tanta animalada .
Sólo pensamientos libres , sentimientos libres .

No tendrían esa excusa.

Manuel S dijo...

Si no hubiera iconos sagrados se inventarían otra excusa para masacrarse. Es la ciudad de Dios y la que está más olvidada por éste. Parece una broma macabra inventada en ese séptimo día de descanso.

Mariale divagando dijo...

La mayoría de estos conflictos son de origen religioso y las religiones son manifestaciones de estupidez!

La causa principal de estos males no es tanto la crueldad o la maldad, sino la estupidez!

Mientras los seres humanos sean estúpidos, seguirán existiendo las guerras, los conflictos, el infierno...

Patry dijo...

Es muy triste lo que está sucediendo allí, y que nadie haga nada...pero bueno, como en otras muchas partes de este mundo....nos lavamos las manos...Gracias por recordárnoslo.

Un besazo.

El antifaz dijo...

MALENA: Debemos tomar la realidad como lo que es: algo que aunque no lo creamos, nos puede pasar a nosotros.
No está tan lejos Jerusalén de Occidente.
Besos mi dama oriental.

SEÑALES DE HUMO: Supongo que es el problema heredado de mezclar política con religión. O de mezclar religión con cualquier otra cosa.
Besos... y gracias.

ANGIE: Llegué a pensar que habíamos desconectado. Por suerte, estás ahí. es cierto lo que dices; en este mundo acomodado, la verdad, cuando duele, la convertimos en mentira.
Besos.

GUERREROS DE LUZ: Manuel S, casi te ha respondido. El hombre siempre encuentra excusa para intentar imponerse a otros hombres. Somos así de estúpidos, porque además de todo, queremos quedar bien.
Saludos.

MANUEL S.: La verdad que dios es un bromista, o un borracho, porque no es consciente de a dónde lleva a sus fieles predicando verdades absolutas. Ahora que lo pienso, yo la verdad (vete tú a saber qué es eso) la veo más clara cuanto más bebo.
un abrazo.

MARIALE: Pues sí. Somos estúpidos por inventarnos un dios que nos hace falta para creernos algo más de lo que somos. Si al final vamos todos al mismo sitio, ¿verdad? Qué torpeza la nuestra.
Besos.

PATRY: Si hubiera petróleo, si hubiera empresas o espectativas de poder invertir allí, si hubiera algo para poder explotar al pueblo palestino, no les dejarían que se mataran con granadas en el cuerpo; les matarían ellos con sus tipos de interés y sus corbatas de seda.
Un besazo... con ron y con chuches.

borrasca dijo...

Antifaz que profundo, que cierto y desgarrador este post, me tocaste el alma.

Besos borrascosos

Alimontero dijo...

Qué bien escribes...una cruel y triste realidad...dices Qué precio tan alto hay que pagar por ser la eterna promesa incumplida. Jerusalén, la puerta del cielo. Palestina, la entrada del infierno.
Dolor y verdad...
Besos mi señor del Antifaz...
Ali

Sylvie dijo...

magnífico post Antifaz...y mucha tristeza es lo que se respira con solo decir su nombre...

besos.

Elisa dijo...

Oí y escuché una vez una frase que se me quedó grabada en un rinconcito..."la iglesia es santa y puta" y creo que esta frase es aplicable a todas las religiones.

Nadie tiene el derecho a matar, maltratar o someter a otra persona por ningún motivo, mucho menos en nombre de un dios.

¿Será que esos asesinados, maltratados y sometidos sean hijos de un dios menor para sus asesinos y maltratadores.?

A pesar y por encima de ello, siempre he escuchado que Jerusalem es una ciudad que engancha y conmueva al que la visita.

Un beso

El antifaz dijo...

BORRASCA: Cuando algo desgarra, y toca el alma por ser triste, es que algo estamos haciendo mal.
Besos.

ALI: Casi lo mismo que a borrasca: no podemos hacer algo para evitar esto? Si nos quedamos así, jamás lo arreglaremos. Y lo peor es que vamos a volver a votar a los culpables de que Palestina continúe oprimida, le damos alas a los opresores.
Besos.

SYLVIE: No imaginaba que os ibais a poner así de tristes; más bien esperaba algo de rabia, de coraje; algo que nos haga con las ganas cambiar el mundo. Se puede.
Besos.

ELISA: Sí la iglesia es santa y puta... cada vez más puta, y más cara, porque se va con el que más paga. Y lo más gracioso es que dios se tiene que estar descojonando en su sillón celestial cuando les vea.
Besos.

Nohema Rios dijo...

Pero que buen post!, un grito ensordecedor, un grito desesperado clamando por amor. Me has llegado muy profundo...
Un beso!

Letizia dijo...

El cielo no existe ni en los palacios y emnos en los telediarios. hay muchos infiernos en esta vida dura y no sólo en Palestina. Horror parece que me pongo triste y hoy toca sonreír a las tropas y a los diputados.

Besos de Princesa

Sureña dijo...

Realmente debe ser horrible vivir en una situación como esa... y los que estamos por aquí no queremos darnos cuenta...

Besicos

El Andresino en serie dijo...

hay conflictos cuya solucion es tan dificil...

un abrazo

Señor De la Vega dijo...

Poética entrada,
Que trata de una ciudad icono de nuestras civilizaciones, y por la que se ha derramado sangre y lágrimas por siglos desde que la historia se hizo historia.
Falos que escupen pólvora y semen germinado en el odio... añadiría.

Hasta la próxima Antifaz, Z+-----

Palmoba dijo...

Se me habia olvidado lo que era este levantamiento de bello....

Has estado alli.....

La sensación de impunidad, de que pueden hacerte lo que quiern es deboradora.

Es uno de los pocos lugares donde pase miedo....terror.

Por el momento no tengo más ganas de volver...tus palabras lo explican muy bien.

Como siempre senor antifaz!!

manuel-tuccitano dijo...

Demasiadas religiones, demasiadoss dioses tan iguales tan diferentes... provoca más muerte la religión que la raza....y siempre la de inocentes...salud

Jesus dijo...

Yo no conozco Jerusalén. Me han propuesto varias veces un viaje, y siempre he rechazado. Quizás algún día... cuando esté preparado.

Porque para mí, Jerusalén existe en mi mente, en mi fé.
Y veo una ciudad en la que el hombre es HOMBRE :lo más elevado y lo más rastrero.

Dios y la guerra,
antónimos que, desgraciadamente
muchas veces van juntos.
Pero es porque los hombres no
hemos comprendido nada,
NADA.
Pero a pesar de los pesares creo que es una ciudad de una gran belleza. Como el ser humano.
Un abrazo.

Nohema Rios dijo...

Visitándote de nuevo para decirtqe que cuando puedas pases a mi casa, hay un regalo esperando por ti.
Besos!

El antifaz dijo...

NOHEMA RIOS: Gracias por el regalo. Lo voy a desenvolver este fin de semana. Respecto al grito, es de lo poco que podemos hacer, gritar.
Besos.

LETIZIA: Que lejos están algunos de la realidad, aun viviendo la vida "real". Besos.

SUREÑA: Debe ser horrible. Imagina que heredas de tus padres que morir por dios es lo mejor que puedes hacer... y lo haces.
Besos.

ANDRESINO: Supongo que la solución no es inmediata, pero es todo lo difícil que queramos que sea, según sean de altos los muros que levantemos delante de ellos.
Saludos.

SEÑOR DE LA VEGA: Maestro, bienvenido de nuevo. Si germinamos el semen de odio así nacerán los hijos, deseosos de disparar antes que de leer.
Un honor su visita.

PALMOBA: No he estado allí; al menos el cuerpo no. Pero hay piezas de puzzle en otros sitios que forman fotos de jerusalén.
Besos.

MANUEL-T: La muerte en Palestina es algo como elegir una marca de galletas en el supermercado, lo hacen porque les da la gana, porque así lo escribieron los profetas del dios enfadado con dios. Ese antifaz no se lo quita nadie... quizá en otro tiempo, pero al paso que vamos...
Un abrazo.

JESUS: ¿Dios y la guerra son antónimos? Esta no es la primera guerra que a lo largo de la historia se hace en nombre de dios. Dios alienta las espadas, lava los cerebros, obstruye la libertad de los hombres. Menudo invento. Dios, vete por ahíy déjame en "paz".
Un abrazo.

Jesus dijo...

Perdona, rectifico: "MI DIOS y la guerra son antónimos, contrarios".

Es mi experiencia, que es cierto, no se puede generalizar.
Cada uno quizás tenemos nuestro Dios, creado según nuestras necesidades, pero que nos ayuda a vivir...

Los que tienen como Dios a uno que acepta la violencia, el odio... no ha leído los mismos libros que yo.

Un besote