Bossanova desafinada

la chica de ipanema -


Las cadenas de palabras que brotan de aquí están desafinadas como aquella bossanova. En esto llevo trabajando un tiempo y quizá suspendí la asignatura optativa de la afinación, o he olvidado la ruta que convertía uno de mis combinados en un espejo. Sí. Me veía en las letras. O el espejo existe pero no me gusta la imagen que distorsiona la cadencia en la que antes iba sembrando corcheas sin rima, y pensamientos asonantes.

Si yo no fuera el camarero y tú no fueras la chica de la orquesta me iba a quedar mirando cómo te vas mientras recojo de las mesas los problemas que la gente olvida al emborracharse. Llevo el compás de tu afinación en la bayeta; yo desafino, ya ves; pero lo paso bien. Además, no canto muy alto.

Si al menos fuera yo el cantante de la orquesta y tú la camarera te dedicaría la mitad de las canciones y la otra mitad a las noches de verano sin dormir.
Tal vez la desgana que se extiende como las manchas e inunda como el agua me tiró una manta encima de la cabeza y me dejo ciego de voluntad. Las líneas del pentagrama me encerraron en una canción.



El corazón afinado en latidos se va. El camarero desafinado servirá en la bandeja otras bromas – o quizá las mismas – a otros desconocidos con ganas de bossanova y guiñará el ojo que no lleva antifaz a otra cantante de otra orquesta que afinará una sonrisa sin precio, con traje de fiesta y tacones imposibles. Y respirando el eco de aquella canción se queda y se va, pues toda su música cabe en una maleta. Y ella se beberá una de sus copas con cubitos de hielo que calientan la boca antes de salir de nuevo al escenario de los nómadas sonrientes.

12 comentarios:

Euchy dijo...

.
.
.


:) ♥


Firma: La postrada.

Belén dijo...

Bueno, la cuestión es ligar con ella no? ;)

Besicos

Fuga dijo...

Un placer leerte mientras suena la bella música que nos regalas.

Gracias.

Euchy dijo...

Es que me encantó.

mi despertar dijo...

Muy lindo tu escrito¿Por qué escribis? que te lleva a poner letras en un blog????????????

VANESSA dijo...

Joder que curioso. La chica de Ipanema, ultimamente donde voy la ponen, incluso me llamaron asi hace pocos dias...me encanta esa cancion pq me la cantaba mi abuelo cuando era peque. siempre que iba a su casa estaba escuchandola...

besetes

El antifaz dijo...

EUCHY: Anda, levántate; que tampoco es para tanto, mujer. Un beso.

BELEN: Yo cuando los vi estaban ligando, sí. Se veía las chispas saltar en los cruces de sus miradas. Besos.

FUGA: Un placer para mí tu visita. Vuelve cuando quieras.

MUCHA: Escribo por necesidad. Como respirar o comer. Alguna vez he comentado que una de las razones que me llevron a escribir era que podía hablar sin que nadie me interrumpiera, y así tengo la sensación de que alguien, de vez en cuando, me escucha de la forma en que a mí me gusta escuchar.
Besos.

VANESSA: Gracias por venir por aqui. es tu casa, vuelve cuando quieras. Besos.

Malena dijo...

Tus palabras no están desafinadas, Antifaz. Forman al salir una cadena armoniosa que envuelve a tus pensamientos y suben y bajan al compás del corazón que los va dejando salir.

¡Ojalá todas las desafinaciones fueran como esta!

Un beso, mi Caballero del Antifaz.

manuel rubiales dijo...

Este post sabe como los ambientes que recreaba el genial José Luís Albite en el Savoy, sórdidos tugurios de perversión y compases de músicas canallas, mujeres fatales, cantantes de orquesta con tormentos en la garganta y humo de tabaco acortinando miradas incendiarias. La chica de Ipanema llevaba un flor en el escote con propósito de mordedura, así es la vida...

teresa_ dijo...

Y creo haberte encontrado.
Y sólo me sobró escribir en el google algo así como "hacer el amor en el suelo".
Y adoré durante ese par de segundo haber encontrado un blog que mencionase esas palabras.
Y poder darte mil gracias ahora, por adelantado, por los miles de comentarios que nos remitiremos.

=)

El antifaz dijo...

MALENA: La afinación está en tu oido y en tu forma de mirar cuando entras en mi casa. Gracias.
Un beso mi dama oriental.

MANUEL R.: Probablemente sí, porque había pintalabios de esos que dejan marca en los vasos y en el cuello de las camisas, algún que otro solitario buscando conversación cada cinco minutos, y un olor a hierba quemada en camerinos que hace que las gargantas canten más sentío.
Un abrazo.

TERESA: Bienvenida. Estás en tu casa. El suelo y el cielo que aqui hay lo váis haciendo vosotros. Nos vemos. Un beso.

Euchy dijo...

Saludos!