Que mala suerte

Qué mala suerte que hasta en la puerta de la parroquia se nota la crisis; y hoy precisamente llueve, que acabo de tirar los cartones meados al contenedor.


Qué mala suerte que los rumanos estén por aquí otra vez; y que haga años que no me regalan flores, ni me visitan los de la ONG. También es mala suerte que la nueva del almacén estuviera tan buena, y me sonriera como si no se fuera a quitar las bragas hasta que no le escribiera dos poemas de amor. Que por pisar una baldosa suelta me pusieron una multa que todavía estoy pagando. Que por no explicar lo que me pasaba dejé una nota en la mesita diciendo que iba a comprar tabaco. Que se me apagara la caldera la última vez que me bañé en su boca. Que cambié al trueque mi estado civil de oro por un cartón de vino. Que ningún cartero me deja sobres del banco, ni invitaciones de boda, ni cartas de desamor. Que nadie compraba navajas ni lotería en el tren de Socuéllamos. Que las mujeres de la calle no me dejan hacerles el amor, y los rumanos no me dejan consolarme. Que después de tanto tiempo sin ir al hospital, aun me huele el aliento a medicina. Que el otro día una de mis “ex” me dio una limosna. No podía conocerme; la cara me ha cambiado mucho y tengo el antifaz sin afeitar.


Qué mala suerte que haya fiestas en el barrio y los limpiadores me van a tirar al contenedor de servicios sociales. Y allí no saben que no me gustan los garbanzos. Qué mala suerte que los niñatos del Rotwailler han roto la farola donde todas las noches tomaba el sol. Que cuando aprendí a quitarles los desperdicios a los perros la gente aprendió a separar la basura. Que ya voy notando mi piel de cartón, y cartón en el jersey, y el cartón me está pareciendo cada vez más suave.


Qué mala suerte que haya tanta mierda en la calle, no como cuando Sabina cantaba en estas escaleras donde ahora he puesto mi chalé ambulante y yo era el director de mi departamento. Qué mala suerte que mi lengua corriera más que mi cabeza cuando vino un tío el otro día con antifaz de periodista o algo así y se sentó a mi lado. Qué mala suerte, o es que yo soy así.



15 comentarios:

Euchy dijo...

Tienes un arte increíble para describir las cosas desde otro punto de vista, como si fuera tu mismo. Antifaz. Debiste ser actor.

Un bacio. ♥

Sylvie dijo...

La crisis aún es más dura con esos que conviven con la mala suerte...

Es muy bueno este texto, niño.
Muy bueno.

Besitos.

Belén dijo...

Bueno. si señor...

Y mala suerte... la peor...

Besicos

muchadela torre dijo...

Que suerte ver que cada dia escribís mejor
que cada palabra la desnudás más...

que la amistad de los bloggers es única,

que no necesitamos siquiatras

ya que nuestro blog es gratis y mejor que ellos.

Que suerte que estamos vivos y podemos protestar

besos
desde
mi
alma

manuel-tuccitano dijo...

que mala suerte tener esa suerte...eso si que es peor... un abrazo

CalidaSirena dijo...

Y este es solo el principio de lo que se nos viene encima...
Besos muy cálidos

Euchy dijo...

Aquí en Caracas tuvieras bastante para escribir.

Jessie dijo...

Ay ay, de veras que tenés mala suerte, bueno, como dice mi abuela, hay quienes nacen con estrella (los que nacen con buena suerte) y los que nacen estrellados (los que nacen con mala suerte), y así están toda su vida.

Pero, dale, que algo bueno has de sacar de todo eso.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

manuel rubiales dijo...

Creo que has parido un texto brutal y a la vez absolutamente sobrecogedor. Déjame felicitarte antifaz..., a veces es necesario avinagrar las heridas sociales para que duelan y delaten el humor podrido que las infectan

un fuerte abrazo

Malena dijo...

Mi caballero del Antifaz, he leído tu escrito y lo he vuelto a leer. Descarnado, con purita rabia, como dirían nuestros amigos mejicanos.Hay mucho más debajo de esas letras, detrás del decorado.

Zaijiàn.

Un beso.

Letizia dijo...

La crisis nos va a volver a todos pobres. Yo ya empiezo a rezar desde mi ateísmo.

Besos de Princesa

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Mala suerte
Vergüenza
Y siempre te queda la ley de la selva
y el concepto
" a mí jamás me pasarìa"
--------------
Maravillosamente escrito,como siempre,amigo mìo.

Palmoba dijo...

Rayos y centellas!! Siempre me dejas mortal con lo que escribes…como es posible??

Que mala suerte, la que en gran medida cada uno elige, aún inconscientemente.

El antifaz dijo...

EUGENIA: Actor? Y quien no es actor?. Un beso.

SYLVIE: Gracias niña. La mala suerte es un montón de cosas que se alían en contra tuya, y además tú no haces nada por tí mismo.
Un beso.

BELEN: Besos. Puede haber peor suerte. Creeme.

MUCHA: En realidad, que tú aparezcas por aquí es una verdadera suerte para mí. Gracias.
Un beso.

MANUEL-T.: A veces no se pueden elegir ciertas cosas. Aunque podemos hacerlas más llevaderas.
Un abrazo.

CALIDA SIRENA: Espero que no. Que la crisis dure un tiempo más o menos largo depende de los ricos. Un beso.

JESSIE: Es posible que busque constantemente gente que vive con antifaz. Gente que, voluntariamente, pierde o quiere perder su identidad.
Besos.

MANUEL-R.: Hola Manuel. Una vez alguien me dijo que le parecía que mi forma de escribir era "planfletaria" (es cierto que he cambiado ahora). Pensé que en una sociedad de ciegos y sordos hay que despertarles con panfletos y altavoces. No hay otra.
Un abrazo.

MALENA: Me gusta que seas tú la que ve lo que hay detrás del decorado, del antifaz. No necesito explicarte nada; tú ya lo sabes.
Un beso mi dama oriental.

LETIZIA: Las épocas de bonanza afectan siempre a los reyes positivamente; mucho más que a los demás. Las épocas de crisis, lo reyes no las notan. No te preocupes. Tu culo está a salvo y el presupuesto para la casa real de este año sigue aumentando.
Un beso.

MARIEL: Menudo paseo te has dado. Ya sabes que mi casa es tu casa. Gracias.
¿verdad que si? ¿que nos puede pasar a cualquiera?.
Un beso.

PALMOBA: Era justamente eso. Un lamento por algo que no sólo la suerte fabricó. Seguimos.
Un beso.

Euchy dijo...

Hace dos días recordé esto.

Dos niñitos, chiquititos, partieron mi alma en dos mil pedazos. Ahora no sé como recomponerla hasta sentir que de alguna forma colabore con que no suceda así. Con que los niños no pasen por hambre, frío, dolor, soledad. ¿cómo hago? ¿como hacemos? ¿por qué pasa?

Nada.. que me dolió mucho. Eso. Un beso