Te odio



No estoy preparado para odiar, pero a ti sí. Te odio más que a nada en el mundo, más que un jardín a la sequía, más que una estrella al sol que la apaga. Por vestirme con una armadura insensible, por producir ceguera colectiva. Por tirar al amor a la alcantarilla. Por ir por la vida con porte de dios y estampa de rey. Te odio por todo eso. Te uso con desprecio y no te cuido, no te guardo, no te quiero. Recuerdo que te acercaste a mí sensual y me llenaste el bolsillo de besos dorados; me hipnotizaste, me llevaste a tu casa y me abriste la puerta de la cueva de Alí Babá. Me hiciste pensar que eras fácil, y entonces vi como te ibas a atontar a otro.
Pero ya no te quiero; ahora te odio. No me fío de tus sonrisas impolutas de escaparate. No creo en tus promesas de interés. Te odio desde que me di cuenta que existía la palabra odiar, desde que algún rico te inventó y otros te fueron cambiando la cara y bautizándote de nuevo para desbancar a otros ricos de tu altar poderoso. Eres un virus mutante, una plaga que roe el corazón, una siembra desigual, injusta, y no imaginas la desolación que dejas donde no brotas. Nos metes miedo, nos condicionas cada día, eres la causa de todas las guerras que han disparado los hombres. Voy a inventar un país sin frontera y sin moneda, y nos vamos a reír de ti y de tu uniforme en Wall Street.



A ver si sabes decirme cuánto vale un paseo. Cuánto vale un beso. Cuánto vale un niño sonriendo. Cuánto vale un niño llorando. Cuánto vale una conversación. No tienes ni idea. Puedes poner precio a la comida, pero no a la compañía. Tú me dices lo que valen unas sábanas, pero no sabes lo que valen mis juegos debajo de ellas. La cerveza la pago yo, pero la borrachera es impagable.


Soy tu esclavo, y lo sabes, pero estoy en rebeldía. Eres el antifaz de la felicidad. Sabes el precio de mi vida, si me apuras, pero el odio que te entrego, no tiene precio. Tengo dos monedas en el bolsillo, una para un café y la otra la echaré en la fuente de los deseos, a ver si esta vez me hace caso.

16 comentarios:

Euchy dijo...

"A ver si sabes decirme cuánto vale un paseo. Cuánto vale un beso. Cuánto vale un niño sonriendo. Cuánto vale un niño llorando. Cuánto vale una conversación."

Ese es el punto!!!!!

Ojalá haya mucha más gente como tu en el mundo.

Y uno en Caracas!

jajaja

Un abrazo.

CalidaSirena dijo...

Menos mal que no todo es valorado por el maldito dinero, menos mal que los sentimientos de las personas, sólo nos pagamos en cariños y abrazos..
Besazosss

ЖΔЯζΔ dijo...

Sólo después de que el último árbol haya sido cortado.


Sólo después de que el último río haya sido envenenado.


Sólo después de que el último pez haya sido pescado.


Sólo entonces descubrirás que el dinero, no se puede comer.



Profecía de los Indios Cree.

Yayi dijo...

Excelente post. Lleno de sentimientos... Beso!

Carlos dijo...

me encanta tu odio rebelde....pero a la vez ke se escribe eso a un amor desgastado se piensa ke no mereceria la pena escribir tanto a eso...a un amor acabado.
me gusta mucho. un abrazo

Viva el amor!

Belén dijo...

Puedo adherirme a tu odio?

Jo, es que me ha llegado al alma, y mas con la que está cayendo :)

Besicos

manuel-tuccitano dijo...

tan necesario para sobrevivir...y tan jodido conseguirlo...salud

teresa_ dijo...

vas a tner q enseñarme a poner canciones pa escuxar mientras lees...demasiado para mí.

d donde eres???

Sylvie dijo...

"...Don dinero, poderoso caballero, eres un pez gordo, esclavo de tu oro, puto amo de tu tesoro, estas tranquilo la justicia esta contigo, nunca fue lo mismo, para pobres que para ricos..."

Me has hecho recordar esta canción tan buena de Amparanoia (hacer dinero)...

Mierda todo lo material!!

Besitos.

Malena dijo...

Necesario para vivir, necesario para matar.Superfluo para amar.

Besos.

Borrasca dijo...

La relación con el dinero es siempre de amor-odio, cada quien la vive según su momento...

Besos

Jessie dijo...

Pero esa es la parte oscura del corazón, sin embargo, como es parte de tu corazón, entonces también sos vos.

Yo creo que hay que reconciliarse y abrazar esa parte para que se vuelvan a unir.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Pues yo, a los 50 años,no poseo,por decisiòn propia,NADA que valga màs que yo.
Creo que debemos rebelarnos
un pelìn ,al menos
mostrar a nuestros niños una vida con menos cosas
y con más sueños
con transporte público
y papás en casa
con sólo la ropa y los zapatos y los juguetes
que pueden usar
Una hipoteca a 30 años no te hace propietario
Es como una renta
con la diferencia de que puedes dejar de pagar la renta cuando esta te asfixia
y buscar una màs barata pero mas saludable
No sè si es la fòrmula
no sè si es lo adecuado
pero
algo debemos hacer para VIVIR

SeñalesDeHumo dijo...

Tu blog es hermoso.
Saluditos.Muchos.
Señales.

bardinda dijo...

Dicen que el dinero todo lo compra que no da felicidad pero al menos ayuda a tenerla. Todavía creo que hay cosas en las que él no tiene parte, como las pequeñas cosas del día a día.

Un saludo

pinky ☆.•°•.•.★:: dijo...

El genial Woody allen, dio su opinión sobre el dinero y la felicidad : ..."El dinero no da la felicidad pero crea una sensación tan similar, que necesitariamos un especialista muy avanzado para verificar la diferencia" ...
No te engañes, sin dinero no podrías ni escribir lo que escribes, sin dinero ese niño que rie y llora no hubiera ni nacido... sin dinero en definiva no hay nada, asume esa realidad y te irá mejor en la vida ;)
Y realmente creo que odias el dinero porque no tienes el suficiente que a ti te gustaría para olvidarte de él...