Terapia




"Buenos días"
“Buenos días"
"¿Cómo esta usted?"
"Mal, por eso la llamé"
"Sí, sí claro, quiero decir: que ¿qué le pasa hoy?"
"¡Ay querida, me pasa de todo!..."
"Sí hombre, le pasa de todo, pero me tendrá que contar solo la parte por la que yo vine aquí, ¿no?"
"Claro querida, pero pasa, ¡siéntate!"
"Gracias... muy amable"
"Le apetece un café?"
"No gracias, ya tomé"
"Ok. Entonces con su permiso yo tomaré uno"
"como quiera, pero por favor, dese prisa porque tengo que atender otra visita en una hora"
"Sí sí. En seguida empezamos"



Don Cándido es un señor de muy reconocido prestigio en la ciudad; desde que tuvo aquel accidente con el caballo no le han vuelto a ver por la calle, y la gente especula sobre su estado de salud, llegando a decir disparates de todo tipo – lo normal en estos casos – sobre su muerte inminente y no anunciada para evitar el conflicto de herencia que originaría en la familia. De todas las versiones escuchadas, solo una, la no contada, es la verdadera, y se encuentra en poder de su terapeuta; la única persona de la ciudad, además del servicio, que tiene acceso a sus habitaciones.



“Vamos a hacer hoy unos ejercicios para mejorar la hipotonía de esa pierna Don Cándido; lleva usted mucho tiempo sin moverla.”
“Ay niña, y para la hipotonía del corazón, ¿no tienes tabla de ejercicios?”
“No Don Cándido. Para eso no hay terapia más que la que cada uno se auto establezca; pero mueva esa pierna hombre, que le veo yo hoy muy distraído. ¿Qué le pasa Don Cándido? Mire que no le estoy preguntando por la pierna ahora”.

Don Cándido tenía en aquella muchacha un hombro en el que llorar. Y así lo hizo mientras le contó que el accidente con el caballo lo provocó él mismo porque le aligeró demasiado para no llegar tarde a la cita que tenía en secreto con la mujer que amaba – que era de una familia enfrentada desde siempre a la suya por motivos de dominio político y poder – y a la que, finalmente no llegó. La terapeuta sacando un libro de su bolso dijo:


“Verá usted Don Cándido. ¿Sabe quién es Rubén Darío? Mientras hace sus ejercicios le voy leyendo algo que espero que le guste. Porque usted tiene cara de que le guste la poesía ¿verdad?”
“Hubo un tiempo en que me gustaba, me llenaba; pero desde aquel día en que caí. No he tenido valor de volver a mirar un libro.”

La terapeuta leyó:



… Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer.
¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.
En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!
Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín...
Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...
¡Mas es mía el Alba de oro!


“¿Le ha gustado Don Cándido?”
“Sí. Mucho. Léeme otra niña. Pero sobre algo que no se apague con el tiempo.”


Y la muchacha buscando rápidamente entre las páginas del libro recitó:

Amar, amar, amar, amar siempre,
con todo el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.

Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!


“Uy, Don Cándido, se me ha hecho muy tarde. Acaba usted con sus ejercicios y mañana vengo a la misma hora.”
“Está bien. Como tú digas niña… Oye. No olvides el libro mañana.”

33 comentarios:

manuel-tuccitano dijo...

Personas que escuchen mirándote a los ojos...de esas ya no quedan. Ojalá nos gustase escuchar más a menudo y no quedarnos solo en la acción de oir.

UN abrazo...y a por 11...que no es poco.

Kt. dijo...

Yo, lo intenté… Juro que lo intenté.
Hasta pedí consejos a expertos en yoga, me han dicho que me vaya a un sitio retirado y uniendo mis deditos unos con los otros, en absoluto silencio lo podría lograr…
Yo lo intenté, caminé varios kilómetros, subí a lo más alto de la loma que recibe el sol de mis mañanas y ahí quise poner mi mente en blanco, creí lograrlo por un momento pero… de pronto sentí que no estaba sola… sentí la presencia de alguien ¿Eras tú?

... Otra vez tú, otra vez lo has hecho… prometo que un día esta comunicación será bidireccional y asaltaré tus pensamiento para crear yo también una historia en mi blog, una que apenas al leerla, sepas que es por ti... Esa que al mirarla sin leerla te de el reflejo sin antifaz, que no hay otro que eres tu, por eso, con o sin antifaz, el espejo siempre te mostrará la misma imagen, la imagen de EL ANTIFAZ.

Me voy intentando buscar una explicación… no sé como lo haces… no lo sé.

..........................

A veces soy terapéuta
A veces soy Don Cándido
A veces creo poesía
A veces leo poesía en algunos blog
A veces camino con mis zapatillas
A veces en la zapatillas de mis pacientes
A veces me siento soy nadie
A veces me sienten su todo
A veces me rindo pero, al ver la sonrisa con la que me esperan esos "Don Cándidos" vuelvo a empezar...

A veces yo necesito terapia... ¿Me lees una poesía?

...................

PD: A veces comienzo a tenerte miedo, no sé si me miras mientras estoy en la ducha jajajajajajajajajajajajajjajajajaja


Besos! que ya me creeo que si eres hechicero, ya no me atrevo a pensar jajajajajaja

elbuenaviador dijo...

las terapias tienen lugar constantemente. cada uno tiene sus remedios y formas de dar salida a lo que lleva dentro.
algunos escribimos cuatro líneas, otros escuchan (y le pagan por ello), mucha gente se escucha a sí mismo (que es más barato) y se vuelven locos (que es más glamuroso)...
los hay que tenemos un hombro en el que apoyarnos cuando la cosa se tensa y vemos que nos puede superar. es un impulso...sea cual sea el momento y la edad.

Rubén Darío tuvo su momento. para mí fue más ruido que nueces, más un pretexto que alguien con talento evidente.
y el único tesoro de la juventud es que todos los fallos todavía están por cometer y las intenciones y sueños no han chocado con la realidad que nos envuelve.

saludos aéreos

Belén dijo...

Yo venia directo a tus morros a darte un besazo desde el blog de manuel... pero como siempre te leo, he decidido leer primero el post...

Yo algún día quiero encontrarme con un paciente así, y algún dia quiero estar a la altura, si llego, de esa estupenda terapeuta!

Me ha emocionado, jolines

Un beso muy fuerte y enhorabuena, por elisa, por ti, por los diez, por el post... :)

Muam

Darilea dijo...

Una poesía bella le levanta el ánimo a cualquiera.
El amor es un pasajero sin canas,
puede que su maleta la deposite en cualquier jardín sin flores, convirtiendo este en un hermoso vergel.
Me gusta leerte.
Besitos.

Eugenia dijo...

este... piiiiiiiiiii...
luz luz luz!!

Con un par de tacones dijo...

La poesía es la expresión de los sentidos, la plasmación de los sentimientos. Y puesto que todos sentimos, todos somos poesía.

Nunca prives al mundo de escuchar tus sentimientos ;)

EUCHY dijo...

Qué bueno que Don Cándido haya tropezado con tan bondadosa terapeuta, que arrulla sus dolores leyendo tales letras...sabias y hermosas.

La mujer que ama lo entenderá.. pero... ¿no le avisó que no llegaría? jajaja.. me muero!

Besos!♥

Elisa dijo...

¿ Que tendrán los terapetas? Conozco un caso parecido, ocurrió hace ya unos cuantos años, era un terapeuta en prácticas ...en prácticas de todo, muy joven , muy intenso. A pesar de estar empezando su carrera, tenía un don especial, no sé definir muy bien en que consistía, pero se le notaba cierta chispa, cierto encanto, cierta melancolía.

Un día visitó a una paciente, triste y abandonada a un destino aún más triste, también este enfermero del corazón llevaba un libro y le leyó:
"Eres tú
Jardín de mi alegría,
Alegría de mi tristeza,
Tristeza de mi deseo,
deseo de mi adentro,
adentro de mi alma,
alma de mi vida
vida de mi carne...
carne de mi amor."

Sé que la enferma sanó, no recuerdo ahora el nombre del poeta ¿ y tú?

Un beso para todos los terapeutas entregados.

BELMAR dijo...

"El Mundo será y es una porquería ya lo sé..." (parafraseando a Gardel) hasta pronto...

Carlos Killian dijo...

NO SE QUE DECIR
SOLO QUE AL LEERLO ME QUE
DE CON UN PAQUEÑA SONRISA ENTRE LOS LABIOS Y UN MONTON DE TERNURA,BESO,KILLIAN

Guillo dijo...

Hola El Antifaz, hermosa sesión de terapia. El nombre del paciente esta escrito pero falta el de la terapeuta... ¿Se puede decir el nombre ó es "ella"? Si es como sospecho me siento Don Cándido, pero en vez de escucharla la leo hasta la espero para cuando tenga tiempo poder recibir ese complemento que parece mejor que una terapia de rutina.

Saludos

PD: No me debes nada, ni siquiera la visita, pasa cuando quieras.
Antes de olvidarme, ¿algún día podré conocer que hay detrás del Antifaz? Aunque sea el mismo Diablo lo intentaría ver.

Calle Quimera dijo...

Para la hipotonía del corazón pocos ejercicios de rehabilitación creo que haya... La poesía puede ser un lenitivo, un bálsamo, pero desde luego no rehabilita. A menos que la recibamos directamente de la persona que puede acabar con esa hipotonía...

Preciosos poemas has escogido. Besos.

El antifaz dijo...

MANUEL: Cuando menos te lo esperas, ocurre. Abrazos.

Kt.: Tú lo intentaste, y lo conseguiste. Es bidireccional. Un beso. ¿Te leo una poesía? Es de una mujer mejicana:
Eres solo el reflejo
del reflejo
del otro espejo
que está dentro de ti.
Y el más oculto de tus espejos
viene a ser esa lágrima
que el tiempo congeló para mí.

ELBUENAVIADOR: Me gustó el puntito ese de glamour que tiene el volverse loco, aunque sea con una terapia. Sí: Rubén Darío es una excusa para seguir equivocándome.
Buen vuelo. Besos.

BELEN: Ah pero, ¿tú no eres así? Yo pensaba que sí. A mí me gusta tu burbujaterapia. Gracias.
Un beso.

DARILEA: Tus poemas son también ejercicios de rehabilitación. Tus comentarios, un masaje.
Besos.

EUGENIA: Este...¿qué dices?
Besos.

CON UN PAR DE TACONES: La poesía es cuando avanzas por el pasillo y de repente se deja e oir el toc toc de tus tacones... entra.
Besos.

EUCHY: Tu curiosidad va más allá de la historia... Si me ayudas escribimos un segundo capítulo.
Besos.

ELISA: Los terapeutas en prácticas tienen todo el ímpetu pero poca exactitud. De todas formas nunca olvidamos el encanto de las primeras sesiones, ni al primer paciente. Gracias por el recuerdo.
Besos.

BELMAR:
… cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón…

dale, no más. Dale que va
que allá en el horno nos vamos a encontrar.

Vivimos revolcaos en un merengue,
Y en el mismo lodo todo manoseao.

Saludos.

CARLOS KILLIAN: Gracias por pasar por aquí. Tu arte es terapia visual. Saludos.

GUILLO: Sos un sospechador (que no un sospechoso). La terapeuta es tan sensible como que la que tú imaginas. Y si: si quieres conocer quien hay detrás del antifaz, soy el mismo diablo con manos de terapeuta.
Un abrazo.

CALLE QUIMERA: Esas cremas que se huntan en el músculo dañado calman un poco. Y si la terapia te la regala el otro lado de tí. El dolor sale corriendo por la puerta.
Un beso.

Mr. TAS dijo...

muy buena terapia....

un placer psasr por aqui.

lágrimas de mar dijo...

terapia alternativa al blog,
puede estar bien hablar y oir,
al parecer ya no se estila
besos gracias por pasar

lágrimas de mar

Kt. dijo...

Anti (de cariño), si no me dices que es mejica la poesía, pensaría que la escribiste tú y sabiendo que advirtes casi todos mis pensamientos, pensaría que me la robaste.
Mejor no se puede ajustar...

Esta mañana, entre la borrachera del sueño limpié varias veces mis ojos para rectificar que no era un antifaz lo que reflejaba mi espejo...
Seguramente estoy alucinando... seguramente... Otra vez yo... otra vez tu.

Besos con el alba, mi alba... Besos con el medio día... tu medio día.

Eugenia dijo...

jajaja ay corazon yo mate a don candido, es el aparato de cuidados intensivos... cuando te mueres suena piiiiiiiiiiiii... y yo le pedia ke no siguiera la luz... pense ke era como una despedida... sorry... bsitos!!

EUCHY dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
EUCHY dijo...

Me encanta la forma como le escribes a AKUANAUTA.

Un segundo capítulo...interesante...

Yo si no sé que se cayó y por eso no fue a la cita le demando por daños y perjuicios!

jaja..

Besos.

Prueba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Azul dijo...

Personas escuchando entre palabras el alma.

Bikos!

Belén dijo...

Ya me gustaría ser así ya... pero no le llego ni a la suela de sus zapatos!

Pero gracias por los gustos, los alabo! jejej

besos

El antifaz dijo...

Mr.TAS: Gracias a tí por la visita. Vuelve cuando quieras.
Saludos.

LAGRIMAS DE MAR: Sí. Está muy bien hablar, susurando en la oreja de alguien, y que ese alguien entienda lo que dices sólo porque lo escucha sin pensar si debe o no responder. Besos.

Kt: Si me ves no te limpies los ojos. Si me ves, mírame.
Un beso.

EUGENIA: No te pediré terapia cuando la necesite. Me rematarías. Jajaja... Asesina confesa. un beso.

EUCHY: Me sorprendió muy gratamente el chico. Le seguiré. Es listo.
Lo del segundo capítulo, cuando quieras. Envíame alguna idea.
Besos.

AZUL: Cuando pones el oido es eso lo que se oye: el alma. ¿a que no sabes de qué color es el alma? (pregunta sin trampa).
Besos.

BELEN: No sé cómo eres, pero lo voy adivinando entre tus letras, y allí me voy quedando, entre tus frases burbujeantes.
Un beso.

calma dijo...

Sigo de vacaciones, pero no dejo de leerte, porque me encantas, y lo que escribes, ni te cuento...
Un beso beso

(Te voy a dar con el: "si la tuviera")jajaja muacssss

plasoaris dijo...

Cada cual encuentra su terapia donde menos cree hayarla. Hay quien busca la paz interior del campo o la compañía de un amigo pero yo sigo pensando que la mejor terapia es el tiempo; da y quita razones, coloca a cada cual en su sitio y sobretodo cicatriza las heridas de aquellos que un dia fueron heridos.

Lady Ka dijo...

me gusta tu blog...

El antifaz dijo...

CALMA: Gracias niña por seguir ahí. "Si la tuviera": está claro que me refiero a la calma, no a tí. ¿O el tema va por otro sitio? Explicamelo cuando puedas. Espero no haber metido la pata. Me hace falta calma, porque soy muy nervioso, jajajaja. Un beso con calma.

PLASOARIS: Las terapias son así como tu dices, personalizadas. Es por eso que nuestro terapeuta debe conocernos un poco (o mucho) para que el efecto sea duradero, o para dejarnos enganchados al terapeuta para siempre. Gracias por venir por aquí.

LADY KA: Te diré algo sobre el tuyo (en el tuyo). Besos my lady.

calma dijo...

Claro, claro, me referia a la calma jijiji...
Bezitos

Clica encima de calma, no sé si conoces mi otro blog, es donde escribo ahora. Besossssss

calma dijo...

Me equivoque puse blogspot y es blogia.
Clica aquí

El antifaz dijo...

CALMA: Me gustan los dos; pero mucho más el de blogia.
Gracias. Besos.

merak dijo...

"A fuera el carnaval, los gritos
las sirenas urgentes,
carnaval enrarecido
vestidos de gente corriente.
Afuera la ciudad, los gritos
las estrellas valientes,
carnaval enfurecido
vestidos de gente corriente."

llegué porque alguien me lo dijo... supongo que sabrás quién.
saludos.

ps.- puede ser alardín?

Ernesto Schutz dijo...

Excelent post!