El concierto de año nuevo

Nos hemos empeñado en vivir distinto sólo porque hemos abierto un calendario nuevo; pero te diré una cosa: he visto el amanecer de hoy y es igual que el de ayer. El gallo con sus bostezos musicales despierta el color de la montaña, igual que ayer. El amanecer parece una danza amarilla, pero al final el azul se impone, igual que ayer. Fui yo el que tocó las primeras campanas de la iglesia de tu boca, igual que ayer. Fui yo el que acosté a la luna que con la claridad se estaba desencantando sin darse cuenta, y se fue a dormir con esa media sonrisa que ponéis las mujeres coquetas cuando leéis en mis ojos la palabra guapa, igual que ayer. Nos hemos empeñado en vivir de otra forma y todo sigue igual. Casi todo.
Esta mañana nueva noté algo en mis oídos que no supe identificar a la primera. Al principio pensé que era tu risa, la que sí se renueva cada vez que tus labios de cereza se separan y haces un huracán de cada respiración. Pero no era tu risa. Era el concierto de año nuevo.
Tus sábanas tenían estampado de notas musicales, y al abrirlas, la batuta de tus dedos empezó a caminar por la partitura que tenías guardada para hoy. Yo era el público. A ritmo de vals saltabas sonriente sobre el colchón, como si fueras una niña, con los brazos y el ánimo abiertos al nuevo año. Nunca vi una forma como esa de darme los buenos días. El pelo, el tuyo, que la noche se encargó de alborotarte, eran las cuerdas del violín de mi alegría. El pijama se transformó en un vestido de gala; así bailabas de esa forma tan natural. Me adaggias y me allegras tan rápidamente que me resulta imposible dejar de mirarte. Llamé a la eutanasia del amor, pero no vino. Hubiera sido exquisito.



Tus pasos primeros son la percusión que enciende la marcha Radetzky; y a partir de ahí tengo tres minutos para disfrutarte y un año menos tres minutos para recordar el momento. Sí pequeña mía. Nos empeñamos en vivir distinto cuando todo sigue igual. Si hay algo nuevo este año, será la música que me has compuesto

30 comentarios:

Belén dijo...

Y si además el concierto era privado, mejor que mejor no?

Besos Anti!

Calle Quimera dijo...

¿Sabes? Mucha gente piensa que algo ha cambiado en el nuevo año cuando consigue un nuevo trabajo en el que gana más, una nueva casa, un coche más grande... Y sí, ha habido cambios para mejor, claro: otro tipo de responsabilidades, otras vistas desde las ventanas, otra manera de conducir... Pero hay veces en que el gallo sigue despertando de la misma manera el color de la montaña, en que el cielo amanece indefectiblemente azul, en que cada hoja del calendario cae de la misma manera que la anterior y exactamente igual a como lo hará mañana..pero nuestros ojos lo contemplan todo de diferente manera. Ese es el verdadero cambio que trae a veces el año nuevo. No el propósito cumplido de dejar de fumar, de ir al gimnasio, de cambiar de hábitos, sino el de cambiar por dentro. El de ser capaz de ver cada día como si nunca hubiésemos contemplado un amanecer, cada cielo como si el azul que hoy le toca fuese único, cada sol como si nunca hubiese calentado como el que en este momento luce ahí arriba...

Y muchas veces, eso depende de que uno quiera concienciarse de que cada año que vemos nacer es un regalo, o simplemente de dejarse "adagiar" y "allegrar" por la forma en que alguien dirige con sus dedos las notas del pentagrama dibujado en unas sábanas, de la danza llena de vida y alegría que un día concreto ejecuta esa directora de orquesta sobre un colchón. De dejar fija esa imagen en la memoria o simplemente en el sentimiento que originó esa quimera. Depende de nuestra actitud ante el año nuevo.

Un beso, Antifaz, y gracias por este regalo de Reyes. Por este concierto que ejecutaste, en que cada palabra fue una nota musical escrita en el pentagrama de tu sensibilidad. Pura lírica..

Kt. (si, la huraña) dijo...

La nueva canción inmortalizará esos tres minutos, mi querido Anti (de cariño) y quedará la eternidad para recordalos, aunque todo sigo igual... simplemente vive! vive! que es un soplo la vida!

Besos nene!

Sylvie dijo...

Llamar a la eutanasia del amor habría sido exquisito...me estremeció leerlo!

Da igual si cambia todo o no cambia nada de un día para otro...solo llegar a sentir que deseabas ese momento, ya hizo de ese día uno más especial que ningún otro.

Besitos.

Ps: mientras escribía me ha venido a la cabeza la canción de Mercedes Sosa "todo cambia", que adoro.
"cambia lo superficial, cambia también lo profundo, cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo..."

Malena dijo...

Todo sigue igual. Quizás los días son más fríos y un poco más largos y nuestros propósitos empiezan a reclamar su lugar.

Lo más lindo es ver como el amor sí se renueva con nuevos bríos. Ha sido para tí un precioso concierto de año nuevo.

Un beso.

Patry dijo...

Ya sabes, un año menos tres minutos......
Un abrazo :)

El repartidor dijo...

Te propongo que vuelvas a ver de nuevo el amanecer para que compruebes que cada amanecer es distinto y que cada dia te trae cosas nuevas de las que hay que saber aprender .Y no te conformes con tan solo tres minutos, hay que consegir que sea las 24 horas de todos los dias.Y ante todo no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Un saludo

El antifaz dijo...

La música dura lo que tiene que durar. Los amaneceres tienen una esencia y millones de matices. Hoy tocamos juntos otra sinfonía. Ella me dejó lavarle el pelo, y después estuve peinando lentamente sus hilos de oro durante un rato que se me antojaron sólo tres minutos. Esta sensación de ser su esclavo me revela y me apasiona. Pero ella nunca lo sabrá.
Besos. Gracias por comentar.

Euchy dijo...

Me encanta como describes ese sentimiento, qué dulce.
Como siempre que te refieres a ella, como te comenté en algún otro post..cuando escribes así lo haces de la forma más dulce que he conocido.
Besos

Elisa dijo...

Resulta difícil decir nada, cuando una ha sido espectador en este concierto...Sólo aplaudir y esperar ansiosa otra pieza musical.

Nuestra pequeña caprichosa es así de intensa

Cuando se repartieron los sentidos creo que te regalaron algunos más : el del oído perceptivo, el del tacto literario, el de la vista penetrante, el del gusto para vivir, el del olfato para componer...

Un beso musical

Nosotras mismas dijo...

¿Qué decir?..., precioso.

Un abrazo

calma dijo...

Que manera más fantástica y sútil de aunar dos músicas maravillosas, la de la vida, y la del pentagrama... Maravilloso el concierto de Año Nuevo y maravillosa la persona que daba saltos en tu cama y te provocó estas preciosas letras.
Eres un auténtico regalo...
Besos felices por tenerte aquí...

calma dijo...

Te juro que no había leído el comentario de calle quimera... lo digo por la similitud y lo del pentagrama... he alucinado jajaja
¡qué cosas¡

JJ - dijo...

Esa magia que se crea sólo para ti. Tu concierto escrito con su dulzura. Y sí todo de muchas maneras sigue igual pero en el fondo quisiéramos romper esa monotonía pero todo se vuelve nostalgia.
un abrazo!

Letizia dijo...

El pijama suele ser una prenda muy elegante. Yo estoy intentando ponerlo de moda dentro de mi Palacio.

Besos de Princesa

Darilea dijo...

Supongo que el mejor de los oonciertos del año.
:-)
Besos

Nosotras mismas dijo...

Con permiso te linko.

Un abrazo

El antifaz dijo...

Hoy me regaló un minuto antes de irse a la cama. Un minuto a solas. Un minuto sonriendo y yo vaciando en sus zapatos todos mis sentimientos. El brillo de sus ojos era musical, no sé si porque yo lo veía así o por simple cansancio. Lo que os digo: es una melodía nueva. Y ella interpreta, y yo escucho.
Gracias por comentar, y linkear.

Calle Quimera dijo...

El brillo de sus ojos era musical simplemente porque lo era... :-)

Un beso, Antifaz. Me alegro infinitamente por ti de que suene esa melodía siquiera sea por un minuto. Un minuto puede ser aún más largo que eternidades vacías.

EUCHY dijo...

Yo con el instinto maternal como lo tengo de alborotado y tu con estos conciertos... no ayudas! jajaja..
Espectacular debe ser, seguro que si.
Besos

manuel-tuccitano dijo...

lo bueno que tiene el año...es eso que es nuevo...yo siempre me propongo cosas novedosas...pero luego me quedo igual que antes...bueno con alguna pintura plateada más en las cercanías de la sien...

besos

Mustafa Şenalp dijo...

very nice a blog :)

El antifaz dijo...

Le acabo de pintar las buenas noches en el pijama. Le dejé un beso desde lejos. Es increible que un republicano tenga tanta fé en su reina.
Gracias por comentar.

Euchy dijo...

"Es increible que un republicano tenga tanta fé en su reina"
Uffff!

Calle Quimera dijo...

En realidad nada continúa igual,aunque parezca lo contrario.Todo va cambiando y nosotros mismos más.Hermoso el concierto.Abrazos,SALUD¡¡¡.

Svor dijo...

Habra otra tambien... la tarea sera notarlas.

lágrimas de mar dijo...

un concierto de año nuevo y un baile de amor

afortunados los amantes que lo disfruten

besos

lágrimas de mar

blumun dijo...

Ha cambiado el número en el calendario ;)

Con un par de tacones dijo...

Estremecida por letras que pensaba que nunca me estremcería tanto como las que acabo de leer, me voy corriendo a releerte en esta magnífica entrada. Simplemente, maravilloso. Un beso. Un taconazo.

Palmoba dijo...

Hay me encanto!! no importa si el año es nuevo o viejo, importa omo lo vivimos.
Aunque a veces parezca que lo escondas...menudo orazón latidor que tienes ahi!!!!