Amanecer



Amanece porque sí, porque es lo natural. Cierro la puerta de la habitación y me quedo otra vez solo en la maraña amazónica de cemento que es Barcelona. El café del hotel es lo más parecido al agua que sobró de fregar el escalón de la puerta. Aunque los científicos se empeñen en poner hora y minuto al instante del amanecer se trata de un proceso, casi abrazo, en el que el sol va comiendo terreno a la magia nocturna salpicada por esas torpes actrices imitadoras de la luna que se sostienen sobre una pata como flamencos de geometría imposible a las que llaman farolas.

Dicen que la mañana despeja. A mí me aturde. Desde el taxi veo el enjambre de estudiantes que se acercan a la universidad, esos nidos de café y pan tostado al que acuden diferentes especies animales y del que salen disparados como cuando el viento empuja a las hojas secas, esos agujeros hechos en el suelo que son como la boca gigante de un hormiguero de hormigas gigantes somnolientas y desorientadas, esas cuadrillas metálicas ordenadas por filas que se interrumpen al son de una música roja, amarilla y verde. Flores de infinitos colores anuncian su apertura de pétalos en el momento en que levantan sus persianas para atraer a las abejas ociosas de miel en oferta. Componen entre todos un paisaje anónimo, dinámico y artificial. Cada uno camina hacia su propio amanecer, y sin embargo, el amanecer de hoy es el mismo para todos.



El sol lanza rayos de luz cegadora que atraviesan la ventanilla del coche cuando éste coincide con el hueco que hay entre dos enormes cubos de queso con cristales y persianas en cada agujero. La luz me habla demasiado fuerte para la hora que es. Llegamos al lago donde los patos mecánicos levantan el vuelo a intervalos de dos minutos. Resguardado del ruido desde la cristalera del cañaveral de hormigón a la orilla misma del agua me quedo mirando como las aves engullen pequeños seres y los guardan en sus tripas de acero. Ya es de día.

Hay otro tipo de amaneceres. Lo sé. Más naturales quizá. El que te guste más o menos depende la naturalidad con la que te levantes, de qué estabas soñando cuando la almohada te frotó los ojos, de qué cenaste ayer después de cenar, de si te quedaste durmiendo con la suave naturalidad con la que amanece.

21 comentarios:

Kt. dijo...

.

y.... ¿Como despediste tu a la luna, que te sorprendió así el amanecer?

Besos mi querido Anti (de cariño)

Belén dijo...

Pues si Anti, amanece siempre, y siempre aparece la luz de nuevo... a mi me lo vas a decir...

Besicos

Sylvie dijo...

No hay mejor manera de disfrutar y vivir el amanecer que sentir que es nuevo y único cada día...
(así lo vivo yo...por si acaso no estoy mañana).

besitos.

Elisa dijo...

Más que describir un paisaje, parece que lo pintas, tus imágenes son tan fuertes que parece que las ves...¿te manchaste los dedos de pintura al escribir este artículo?

Gracias por darme color.

Un beso

borrasca dijo...

A mí también me aturde el amanecer, soy más nocturna.
Tengo una estatuilla en casa esperando por ti.

Besos borrascosos

Jesus dijo...

Amaneceres que nos abren a la consciencia. Qué gracia, como en mi última entrada, tocamos el mismo tema pero desde ángulos diferentes.
Y mañana voy a Barcelona...
Un abrazo

Nosotras mismas dijo...

Seguro que si le preguntamos al amanecer, también se emociona al ver los ojos perdidos de quien lo espera.

Besos

Palmoba dijo...

Nada es lo mismo para todos...ni los amaneceres.

Azul dijo...

Que los amaneceres nos llenen de vida....como tus palabras de calor.

Bikos.

Sureña dijo...

A mí también me aturde..., para que no sea así, deberíamos estar en una playa desierta ó algo por el estilo...; en la ciudad, aturde, eso también es un ritual :)

Besos

SeñalesDeHumo dijo...

Sin duda hay tantos tipos de amaneceres como personas en el mundo.
Como recibas un nuevo dia depende de lo que lleves "adentro",de tu estilo de abrazar la vida,aun en ciudades tan cosmopolitas y despersonalizadas : amanece,que no es poco...y tu estas ahi con una paleta de posibilidades para vivir un dia mas,DE NUEVO !
Una ciudad gris y ruidosa, parecida a la que describes me entregó mis mejores amaneceres.

Hermosa descripción del pulso de tu ciudad.

manuel-tuccitano dijo...

A mi corto parecer...los amaneceres son todos iguales...todo depende de los ojos con los que los mires...como aquella pelicula "amanece que no es poco"...
Salud

Euchy dijo...

También me aturden las mañanas, terriblemente. No funciono, paso horas en "pause" o en cámara lenta, quizá por eso estudio de noche.
Así como el amanecer, la luna..la luna para todos, la que todo lo ve, de la que no nos podemos esconder.
Si, voy por esa..porque depende de "si te quedaste durmiendo con la suave naturalidad con la que amanece".
Besos, antifasucho.

mi despertar dijo...

¿estas bien? tus escritos siempre bellos

El antifaz dijo...

MUCHA: Está bien? Es la pregunta primera que uno hace cuando le interesa alguien. Muchas gracias. La verdad es que estoy bien. Lo unico que no tengo tiempo de visitar, y casi ni de escribir. Continúo por aqui, aunque menos intensamente.
Te mando un beso. Gracias por preguntar.

Hot Woman dijo...

Cada amanecer, un comienzo con nuevos bríos.
Un beso

Yayi dijo...

Me gusta mucho tu blog. Volveré a visitarte. Beso!

El Repartidor dijo...

Mi querido amigo antifazen Barcelona, perdona por la espresion pero vaya mierda de amanecer que tuvistes en Barcelona.Las grandes ciudades son asin, por suerte nuestros amaneceres no son tan complicados. Un saludo

Señor De la Vega dijo...

Vaya, hoy desperté y me encontré con otro antifaz que no es el mío.
Dichosos despertares sin espejos y espejados.
Me alegra comprobar que escribe con ganas y en abierto,
Puro placer el haberle conocido,
Z+-----

MORGANA dijo...

el amanecer será como tu lo pintes, lo dibujes, o simplemente lo mires, o mires a través de...
A tus amaneceres rojos pintaron mis ojos....
Besos amanecidos.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Un pintor
un ...psicólogo?
un artista
yo tengo amaneceres de todo tipo
pero reconocí en este particularmente uno de esos en que parece que alguien frota dos trozos de cristal en mi cabeza.
Y sigo asombrada
mientras ,leo los textos de la barra lateral..
genio