Luz del faro


Discover Revólver!



En noches de luna oscura los reflejos del mar también se ausentan. Este mar es la negrura de un bosque bajo sus árboles, la negrura de una mente asesina, la negrura del negro ennegrecido, aunque en verdad asoma sus dientes de espuma. Refleja el faro en el agua, cuando no te mira, una gota de luz que es una estrella bajada de su estantería celeste; y cuando quiere envía para ti un cono luminoso y metálico para decirte que navegues, que no hay obstáculos.



El único reflejo del mar es el cielo. Negro, de esos negros que no se ven. Pero se oye. Sigue rumiando esa cadencia irregular que hace del tiempo algo eterno. Me preguntaba quién puso en marcha la eternidad en relojes de arena, y ya lo sé. Fue aquí en estos rugidos a bocanadas de agua oscura. Las luces del paseo también se miran en el mar, pero serpentean en cada reflejo, como quien baila sin saber hacerlo. Y ya no se ve nada más. Pero se toca. La esencia del mar se pega en tu piel como un parásito y por eso no resbala, porque no es tu piel; es una camiseta de sal húmeda. Y se huele. El olor del mar es una de sus fortalezas, pero siempre que actúan sus estampas, se queda entre bambalinas. La noche negra es una selva olorosa; el olor marino es algo que no se puede imitar en los ambientadores como si fueran flores. Además, yo siempre huelo a tabaco. El olor marino es más intenso en el recuerdo que en cualquiera de sus visitas.





Navegar sin luna es un riesgo que no todo el mundo experimenta. Y yo, que soy mal marinero, porque me gusta tener los zapatos quietos, quemé las cartas de navegación y rompí el timón antes de levar el ancla. Navegar sin luna es navegar sin navegar; es dejar que te naveguen. Sólo ilumina el faro, que es un instinto, un pensamiento, un deseo. Navegar sin luna es como tirar la brújula al agua y navegar. Es leer las estrellas y ponerlas en orden. Y así se navega también; a veces tan acostumbrado a la oscuridad que no se ve el amanecer hasta que no se apaga el faro.

18 comentarios:

Euchy dijo...

Apuesto a que si te ves en el mar, se refleja tu rostro sin antifaz.

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Atisbo en todo el texto una magestuosa metáfora, casi un manual del desconcertado voluntario, que somos muchos, por cierto.
Un abrazo

Euchy dijo...

Que bueno te quedó esto.

Besos

Borrasca dijo...

A mí me gusta el negro, la oscuridad...

Besos

Belén dijo...

No eres mal marinero querido amigo,si no te gusta que te naveguen eso es que eres buen patrón :)

Besos

teresa_ dijo...

jodidamente convencida de q usé esa pistola..y no hubo material antibalas a la vista.
seguro q no stás herido?
;/

manuel-tuccitano dijo...

Desde luego que no. La fragancia a ola solo donde se produce. salud y no vemos

Calle Quimera dijo...

Navegar sin luna es navegar, creo yo, hacerlo a despecho de todo, con los ojos bien abiertos intentando que las pupilas capten el menor punto de luz que aparezca en el horizonte, a veces con los ojos cerrados por el miedo a tanta oscuridad como envuelve el barco... Pero seguir, empecinado, el rumbo marcado. Suerte si al menos hay estrellas, y faro...

Un beso, Antifaz.

Por cierto, precioso el Slide del post anterior.

El antifaz dijo...

EUCHY: Sí se refleja. Se ve más claro cuanto menos luz hay. Besos.

MANUEL-R.: Tú lo has dicho. Somos muchos. Un abrazo.

BORRASCA: Claro que te gusta el negro.. si eres una borrasca. Besos.

BELEN: Podría ser. Pero no creo estar preparado para ser patrón. Besos.

TERESA: Si me das un balazo de esos, sí. Me dejas herido. Yo... hablaba de la luz. Besos.

MANUEL-T.: Eso. Nos vemos.

CALLE QUIMERA: Ahí estamos... navegando, y contribuyendo al caos del tráfico marítimo.
El slide de la entrada anterior son fotos de la huerta de mi padre (el supuesto rey).
Un beso.

CalidaSirena dijo...

La noche y el mar son dos complementeos de los cuales como siena me encantan..
A veces, segun las aguas navegamos, pero si llevamos a un buen guía ese mar sera placentero y lleno de estrellas de ensueño..
Besos muy cálidos

Malena dijo...

Navegamos, caminamos, a veces sin luz. En esa noche negra en la que percibimos todos los olores, hasta el del miedo, porque el miedo lo podemos sentir hasta como sabe.

Lo importante es ser conscientes de donde estamos y hasta donde queremos ir y ayudarnos de ese faro para que nos lleve hasta la claridad.

Siempre hay un faro en nuestra vida. Siempre.

Un beso mi Caballero del Antifaz.

Letizia dijo...

Ay, me tres a la memoria un faro romano de dulce recuerdo... Me refiero a la torre de Hécules.

Besos de Princesa

Marta dijo...

Todos necesitamos un faro en nuestra vida, y hasta un velero también.

Besos de jueves

Mari dijo...

Un mar con faro es un mar vestido, lo mismo que las ciudades con faro. Tienen una magia especial de noche.

Besos

Jesús dijo...

El faro es un punto de referencia que nos impide perdernos.
Luego cada uno elige: o seguir la luz del faro o arriesgar por esas oscuridades del mundo...

A eso puede llamársele libertad.

Cada uno según su personalidad y según su momento...
Un abrazo

El antifaz dijo...

CALIDA SIRENA: ¿Qué te voy a decir a tí lo que es un faro? Si los faros los usas tú para saber dónde cantar.
Besos.

MALENA: Que siempre haya un faro. Un sitio donde ir.
Un beso mi dama oriental.

LETIZIA: Ya. El faro donde el príncipe te declaró su amor como si fuera un plebeyo.
Besos.

MARTA: Si yo tuviera un velero navegaría hasta sin viento.
Besos.

MARI: Es eso lo que vi antes de escribir esto. Algo de magia.
Besos.

JESUS: Estoy de acuerdo. El faro es lo que miramos para que el miedo no muerda demasiado. Para los arriesgados está meterse donde tu dices, sin linterna ni nada.
Un abrazo.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Alabados los faros que nos guìan,esos que a veces tiene una luz tan tenue como suficiente.
Y bienaventurados los que pueden verla.Hay tantos que navegan ciegos!!

Palmoba dijo...

Las lunas se esconden, pero vuelven..lleva ahi alumbrando siglos...